Redactor de contenidos profesional o no

publicado en: Blog, redacción SEO, redactor freelance | 0

Hay dos tipos de redactores de contenidos, los profesionales y los nos profesionales. ¿Cuáles son mejores? Supongo que aquí debería defender a los profesionales ¿verdad? pero prefiero ser honesto, la verdad es que depende.

En este post vamos a ver algunas ventajas de los redactores no profesionales y de los profesionales. De modo que después de leerlo puedas tomar una mejor decisión.

Cómo sé si mi redactor de contenidos es un verdadero profesional

Es muy sencillo, pregúntale sus precios. La red está llena de ofertas de redactores que venden posts de 500 palabras por 3 euros.

Simplificando mucho las cosas el trabajo de un redactor se resume en los siguientes pasos:

  1. Encuentra un cliente
  2. Se informa de lo que necesita el cliente
  3. Investiga para escribir
  4. Escribe
  5. Corrige lo que ha escrito
  6. Se lo envía al cliente
  7. Cobra

Estos 7 pasos pueden tener pasos intermedios que a su vez llevan mucho tiempo, pero nos valen para tener una idea del proceso. Asumir que una persona puede hacer todo esto en una hora, me parece optimista, pero como hay gente muy capaz en el mundo vamos a suponer que además de conseguir hacer todos esos pasos un redactor consigue escribir no uno, sino tres buenos posts en una hora.

La producción en euros de esta persona serían 9 por hora. Si miras los sueldos de los trabajos fijos, tal y como están las cosas hoy en día, puedes pensar que 9 euros no está tan mal, pero el trabajo de redactor tiene un matiz importante: No es fijo. Este matiz hace que los pasos 1 y 2 requieran de una parte importante del tiempo de la jornada laboral. Si no es así, significa que el redactor tiene unos clientes fijos que le estarán proporcionando suficiente y no va a querer redactar posts de 500 palabras por 3 euros.

Además de esto, un redactor debe pagar nuestra queridísima cuota de autónomos, que como bien es sabido en España no es una cantidad anecdótica.

Puedes hacer tus propios cálculos. Pero partiendo de la base de que tres posts de 500 palabras en una hora es una tasa de producción muy optimista, creo que podemos acordar que por 3 euros por post, no se puede ser redactor profesional en España.

¿Significa esto que si contratas un post de 3 euros va a ser malo? Absolutamente no. Hay muchos redactores de vocación que quieren escribir y recibir un pequeño extra por ello. Algo totalmente lícito en mi opinión. Lo único que tienes que tener claro es que no estás trabajando con un profesional y que, por tanto, no puedes exigirle lo mismo que a un profesional.

Ventajas de un redactor de contenidos no profesional

La principal ventaja de un redactor de contenidos no profesional es su precio. Seguramente no tenga que soportar los mismos costes que un redactor profesional y, por tanto, puede ofrecer precios simbólicos como los famosos 3 euros.

Además, no se puede asegurar que un redactor no profesional esté peor preparado. Hay mucha gente con una amplia base académica y teórica que, por afición, conoce perfectamente los entresijos de la redacción. Eso sí, no te engañes, es algo difícil de encontrar.

En ocasiones son auténtico especialistas del tema que te interesa. Muchas veces se encuentra a los redactores no profesionales a través de sus blogs personales donde hablan sobre sus pasiones. Cuando una persona tiene un buen blog sobre su afición, generalmente se debe a que es un experto en ese área. Es difícil escribir bien de algo de forma regular si no se sabe bien de lo que se habla. Así que en contra de lo que pueda parecer un redactor no profesional puede ser mucho más experto que un redactor profesional.

Desventajas de un redactor no profesional

La principal desventaja de un redactor no profesional es….¡el precio! (cuando este es demasiado bajo).

Un precio demasiado bajo hace que llegue un punto en el que, por muy aficionado que seas, no te merezca invertir más tiempo en un post. Con un redactor no profesional todo va a ir como la seda si la primera versión que te envía es la definitiva. En el momento en que se solicita una revisión o pequeños cambios, el precio anecdótico se convierte en una losa. Un redactor profesional, en principio, debería aceptar al menos una revisión del texto si lo que se le dice son cosas razonables. ¿Qué es razonable? Razonable es pedir cosas coherentes con lo que se pidió al principio y con la información que se le dio al redactor para empezar a trabajar.

Un redactor no profesional tiene más probabilidades de desaparecer y dejarte tirado. Aunque esto es algo que siempre puede pasar.

Un redactor no profesional -generalmente- tiene menos

redactor de contenidos profesional o no
Old Typewriter by thaikrit in http://www.freedigitalphotos.net

que un redactor profesional para afrontar problemas e imprevistos.

¿Debo optar por un redactor profesional?

Todo depende de ti, de lo serio que te tomes tu estrategia de comunicación online, tu negocio, de lo útil que creas que es tener una página web, etc.

Para decidirte puedes contestar a estas dos preguntas:

Si tienes una avería en casa ¿llamas a un profesional?

Contestando a esta pregunta tendrás una idea precisa de las ventajas e inconvenientes de cada uno. ¿Llamo a un fontanero o a un amiguete que sabe utilizar un desatascador? Depende de la avería, depende de tu presupuesto, depende de la confianza que te ofrezcan unos y otros, etc.

Si esa avería ocurriese en tu oficina, ¿mantendrías tu elección?

Puede que cuando hables de trabajo tengas unos estándares más exigentes que en lo que se refiere a tu vida personal. Ten en cuenta que tu web es tu tarjeta de visita ante el mundo.

Como siempre es una decisión que no tiene una respuesta categórica. Yo no te diré que necesitas a un profesional porque puede no ser así. Lo que si te recomiendo es que no te engañes a ti mismo y que seas consciente de que con ciertos presupuestos es imposible que tu redactor sea profesional. Ni mejor ni peor.

 

Dejar una opinión